miércoles, 11 de marzo de 2015

Un comienzo

(he escrito y borrado las primeras líneas de esta entrada varias veces en la última hora para acabar decantándome por la primera opción. Os pido paciencia)

Las primeras entradas de los blogs siempre son complicadas de hacer. Qué digo, qué hago, qué cito, por dios, mira que con la de libros que tengo a la espalda no ser capaz de poner aquí algo bonito dice ya mucho, qué vergüenza. Para qué, si realmente al final no son esas ni las importantes ni las que se van a contar entre las más leídas. La razón es, supongo, la misma que la que nos hace tardar media hora en escribir un correo de tres líneas para una profesora que tardará tres segundos en leerlas. ¡Encima una entrada en un blog, que no te juegas una nota ni nada!

(a esto de arriba lo llaman flujo de conciencia o ponerse a escribir y decir bobadas)

Llevo en Internet escribiendo sobre libros desde 2009. Antes en un blog de literatura juvenil que poco a poco se fue transformando a medida que mis lecturas cambiaban y evolucionaban. No cambiaba solo el blog, sino también yo y mi forma de leer y hablar de libros, y desde hace un tiempo quería clausurar esa etapa para iniciar una nueva. Empezar desde cero otra vez. De ahí surge El papel amarillo, de la necesidad de dejar atrás lo viejo para que deje de ser un lastre. El único objetivo es escribir, hablar sobre libros, aprender (la clave es lo de “único objetivo” porque en realidad los tres se pueden reducir al último). Para saber qué libros suelo leer, podéis mirar mi perfil en Goodreads. El título del blog viene de un relato de 'terror' de Charlotte Perkins Gilman (The yellow wallpaper; que ha sido traducido al español como El empapelado amarillo, El papel de pared amarillo, El papel pintado amarillo... y en la edición que leí yo, El papel amarillo). No solo es uno de mis relatos preferidos por la angustia y el dolor que transmite, sino que además cuenta con un mensaje muy interesante con respecto a la liberación de la mujer, siendo Perkins activista del feminismo. Podéis leer aquí la versión original y aquí una traducción que a mí personalmente me parece demasiado arcaica, pero es la única que he encontrado.

Nada más por el momento. Ya nos iremos leyendo.